El_Tomten_1.jpg

El Tomten



El Tomten abandona cada noche su escondite para realizar la ronda por las distintas dependencias de la granja. Nadie lo ve, pero todos saben que existe, que está allí. Por la mañana sus diminutas huellas delatan su presencia a los seres humanos.
Cuento popular sueco adaptación del publicado por la editorial Asuri e ilustrado por Harald Wiberg. Música de Aaron Copland “Concierto para clarinete y orquesta de cuerdas con arpa y piano”. Efectos del alojamiento de sonidos gratuitos **Soundsnap**.





El Tomten.

Vienen los inviernos y los veranos van, los años se suceden a los años, pero en la vieja granja del bosque el Tomten pasea todas las noches entra las casas con sus pasitos callados. Las estrellas brillan en el cielo y hace mucho frío. La gente se guarece en sus casitas y atiza el fuego de la chimenea.

Todos duermen en esta granja solitaria. Todos, menos uno…

El invierno es largo, oscuro y frío. A veces el Tomten sueña con el verano:
Van y vienen los inviernos,
vienen y van los veranos.
¡Las golondrinas pronto vendrán!

Allí en un rinconcito del pajar, el gato lo espera porque quiere leche. El Tomten le habla en la lengua silenciosa de los tomten, un lenguaje que un gato puede comprender.

-Claro que puedes quedarte conmigo y leche te daré.

Entra de puntillas en el cuarto de los niños y los contempla dormir. Por la mañana los niños encuentran su rastro: una hilera de huellas diminutas en la nieve.
Todos duermen en la noche invernal, sin saber que el Tomten está allí.

En la perrera le espera su amigo Caro. El Tomten le habla en el silencioso lenguaje que un perro puede comprender.

-Caro, mi amigo, ¿hace frío esta noche? Te traeré más paja y podrás dormir.

Con silentes pasitos se dirige al gallinero y las gallinas cacarean satisfechas a su llegada.

-Pongan un huevo mis queridas amigas y les daré maíz para comer.

Cuando lo atisban en la puerta, le balan con suavidad.

-Mis borregos, mis corderos,
fría es la noche pero cálida la luna
y hay hojas de álamo para comer.

La luna brilla en la cuadra. Allí Dobbin, un caballo dócil y fiel, está meditando.

- Van y vienen los inviernos,
vienen y van los veranos
¡Entre los tréboles pronto estarás!

El Tomten va al establo. Las vacas sueñan que el verano ha llegado y están pastando en los prados.
- Van y vienen los inviernos,
vienen y van los veranos.
¡Pronto en la vega pastaréis!

El Tomten está en vela. Vive en un rincón del pajar y sale por la noche, cuando duermen los seres humanos. Nadie lo ha visto nunca, pero saben que está allí. Cuando se despiertan ven las huellas de sus pies en la nieve… Brillan las estrellas en el cielo, la nieve cubre todo de blanco, la helada es cruel. Todos duermen en la granja solitaria. Todos menos uno…

(Adaptación de un cuento popular sueco).