El hacha del leñador_entrada.png

A partir de 6 años.
La fábula que hoy os traemos es antigua, muy antigua. Data de los tiempos de Esopo, un escritor griego que vivió sobre el año 600 a. C. y llevaba el título de Mercurio y el leñador. Con el paso del tiempo, las fábulas, las historias y los cuentos viajan y cambian en sus formas, pero la idea primera persiste. En la versión que escucharéis, Mercurio se ha transformado en un genio, pero el leñador y su vecino siguen siendo los mismos. La historia es idéntica, sólo que se ha inflado como un globo. La enseñanza que nos transmite sigue siendo la misma...
Reparto:
Narradora: Pilar Valdés.
Leñador: Javier Merchante.
Genio: Gabriel Vicente.
Vecino: Jesús Rosas.
Músicas: David Gay Perret (Jamendo).





El hacha del leñador.
(Fábula)
Narrador: Un pobre leñador salía cada mañana con su hacha al hombro camino del bosque para ganarse la vida para él y toda su familia. Un día tuvo la desgracia que cortando una encina su hacha se le cayera al río. Angustiado comenzó a gemir.
Leñador: ¡Triste de mí! ¿Con qué voy a ganarme la vida ahora si acabo de perder la única herramienta que poseo para ello?
Narrador: De pronto vio aparecer un ser desconocido y extraño.
Genio: Buen hombre, ¿qué te pasa? ¿Por qué gimes en mi bosque? Soy el genio que cuida este encinar y no me gusta que la gente que me visita esté triste.
Leñador: ¡Ay, buen genio! Mucho siento apenarte, pero se me acaba de caer al río la única herramienta que tengo para darle pan a mis hijos. ¡Ay, qué será de nosotros!
Genio: ¡Bah!, no te preocupes por tan poca cosa; pronto la tendrás de nuevo; vas a ver.
Narrador: Metió el genio su enorme brazo dentro del río y sacó un hacha de plata.
Genio: ¿Es ésta tu hacha, buen hombre?
Leñador: ¡Oh no, señor! Mi hacha es simplemente de hierro y ésta es de plata.
Genio: Está bien. Probaré de nuevo. A ver, a ver...; ya la tengo, aquí está. ¿Es ésta tu hacha, leñador?
Leñador: ¡Oh no, señor genio! Este hacha es de oro y la mía es de hierro.
Genio: Está bien. Probaré de nuevo. A ver, a ver...; aquí parece que hay algo afilado..., sí, sí ¡aquí hay otro hacha! ¿Es ésta tu hacha, leñador?
Leñador: Sí, señor, muchas gracias, ésta es mi hacha.
Genio: Eres un buen hombre y tu honradez bien merece un premio. Toma estas otras dos hachas: la de plata y la de oro. Además toma también esta bolsa ; cógela, está llena de monedas de oro; te la mereces por tu honradez.
Narrador: Tan feliz y contento marchó el leñador que al llegar a su casa contó a grandes voces a su mujer e hijos lo que le había pasado. Un vecino envidioso y egoísta oyó lo que decía, cogió su hacha y se dirigió al bosque. Directamente echó el hacha al río y comenzó a gemir.
Genio: ¿Qué te ocurre?
Vecino: ¡Ay, qué mala suerte tengo! Soy pobre y encima se me cae el hacha al río, maldita sea.
Genio: No maldigas, todo se puede arreglar. Verás la buscaré con mi brazo dentro del río. A ver, a ver...¡Ya la tengo! ¿Es ésta tu hacha, leñador?
Vecino: ¡Que va señor! Ese hacha es de plata y la mía, aunque sea pobre, es de oro.
Genio: ¡Ah sí! ¿Conque esas tenemos? Eres un egoísta y embustero. Ahora te quedarás sin nada, no tendrás ni hacha de plata, ni de oro, ni siquiera de hierro, porque yo no pienso tomarme la molestia de sacar del río la que acabas de tirar.