EL PERAL DE LA TÍA MISERIA.

El peral de la tía miseria_portada004.jpg

¿Por qué existe la miseria en el mundo? En este cuento popular encontraréis la respuesta. La miseria se instaló en el mundo y aún no se ha ido. Puede que algún día la tía Miseria se retire a descansar para siempre, pero mientras tanto tendremos que verla por las calles vendiendo sus peras...
Con este relato Víctor Grau Sellés se estrena como ilustrador en El maestro cuentacuentos. Espero que os entusiasmen sus ilustraciones tanto como a mi. No será la única colaboración para esta página. Una suerte y un lujo contar con él como ilustrador. Bienvenido, Víctor, y muchas gracias por tu arte. Está usted en su casa...

Reparto:
Narrador: Javier Merchante.
Miseria: Antonia Zurera.
Pobre: Jesús Rosas.
Muerte: Mari Carmen de las Casas.
Médico: Joaquín Foncueva.
Ilustraciones: Victor Grau Sellés.
Música: Adrián Berenguer y M. Productions
Duración: 6:49.
Dispones de un mismo vídeo en dos calidades para que escojas según sea la calidad de tu descarga. El primer vídeo es el de más calidad, más pesado.

El peral de la tía Miseria. from Javier Merchante on Vimeo.







El peral de la tía Miseria.

La tía Miseria era una mujer pobre y vieja, muy muy vieja. Pero ella no quería morirse. Vivía en una choza a las afueras del pueblo y no tenía más que un peral a la puerta de su casa. Pero ocurría que, como las peras eran tan buenas, los chicos del pueblo venían y se las robaban y ella sólo podía recoger las que dejaban.
Un día apareció a la puerta de su casa un pobre y la tía Miseria lo invitó a pasar y a compartir unas sopas de pan que había hecho. Luego, le cedió su jergón para que durmiera en su casa.
A la mañana siguiente, cuando la tía Miseria vio que el pobre se levantaba ya para marcharse, le dijo:
Miseria: Espere usted, que voy al pueblo a buscar unos pedazos de pan que me habían prometido ayer y los traigo para que se vaya usted desayunado.
El pobre se negó y la tía Miseria insistió tanto que al final se vio obligado a decirle que él era en realidad un santo del cielo y que Dios le había mandado al mundo para ver cómo se ejercía la caridad y que, haciendo este encargo, había dado con ella. Y le dijo:
Pobre: En vista de tu bondadoso corazón voy a concederte una gracia, la que tú me pidas.
Miseria: Verá usted, le voy a pedir una gracia: que siempre que alguien se suba al peral a comerse mis peras, no pueda volver a bajar de él sin que yo se lo mande.
Pobre: Sea; concedido.
Desde entonces, después de un par de escarmientos, no volvieron a quitarle una pera. Y, así pasaron los años y la tía Miseria cumplió más de noventa.
Un día llegó a la puerta de su casa uno que parecía hombre y mujer, cubierto con una gran capa negra y con una guadaña al hombro y le dijo a la tía Miseria:
Muerte: Vamos, Miseria, que ha llegado tu hora.
La tía Miseria reconoció en seguida a la Muerte. Y empezó a protestar:
Miseria: ¡Mira tú! Ahora que estaba pasando unos años tranquila, ahora que estoy viviendo yo tan a gusto con mis cuatro cosas, quieres que te acompañe. Pues no me quiero morir.
Porfió la tía Miseria, pero al fin vio que no podía esquivarla y entonces le dijo a la Muerte:
Miseria: Bueno, está bien, ya me voy; pero, mientras me arreglo, haz el favor de cogerme esas cuatro peras que quedan en el peral, que las quiero para el camino.
La Muerte accedió y se subió al árbol a coger las peras; y al ir a bajar vio que no podía y que se había quedado agarrada a él. Hizo todos los esfuerzos que sabía, pero nada, allí se quedó. Y la tía Miseria, que la observaba desde el ventanuco, le gritó:
Miseria: Ahí te quedas tú y aquí me quedo yo, que sin mi permiso no puedes bajar.
Así pasaron otros pocos años y, entretanto, en el mundo empezó a sentirse la ausencia de la Muerte y nadie se moría. Los viejos se hacía más viejos, pero ninguno moría. No se moría la gente ni en las guerras. Los que, desesperados, se suicidaban, sólo quedaban malheridos. Había muchos enfermos que pedían a los médicos que los mataran y los médicos, a su vez, no podían con todos y andaban buscando algún modo de que se muriese la gente. La desesperación era muy grande y cada vez aumentaba más y muchísima gente odiaba la vida y trataba de deshacerse de ella. Pero no había manera, porque la Muerte estaba colgada del peral de la tía Miseria.
Entonces los médicos tomaron la decisión de encontrar a la Muerte donde fuera y se esparcieron por todo el mundo a buscarla. Uno de ellos acertó a pasar cerca de la choza de la tía Miseria. Y al verlo, la muerte le llamó:
Muerte: ¡Eh, tú, médico!
El médico la reconoció de inmediato:
Médico: ¡Vaya, vaya, al fin, mi amiga la Muerte! Sabrás que te andamos buscando por medio mundo.
Muerte: Sácame de aquí, que estoy atrapada en el peral.
El médico, ni corto ni perezoso, se subió al árbol para ayudar a la Muerte y quedó preso él también. Y así estuvo día y noche junto a la Muerte hasta que sus familiares lo encontraron agarrado al árbol. Llamaron a otros del pueblo que llegaron con hachas para derribar el peral; pero en esto la tía Miseria apareció y les gritó:
Miseria:¡No me cortéis el peral, que es lo que más quiero en el mundo!
Médico: Pues tenemos que hacerlo para librar a la Muerte, porque los enfermos, los viejos, los heridos y todo el mundo están que ya no pueden más de tantas calamidades.
Miseria: Pues aunque me cortéis el árbol no se soltará de él nadie que esté agarrado. Así que yo soltaré a la Muerte con una condición.
Muerte: ¿Cuál es la condición?
Miseria: Que no vengas por mí hasta que yo te llame tres veces.
Muerte: De acuerdo.
Y la tía Miseria la dejó ir. La Muerte, apenas se vio libre, empezó a segar vidas con su guadaña y la gente empezó a morir por todas partes.
Mientras tanto, la tía Miseria siguió viviendo en su choza con su peral, su jergón, su silla, su cesto y su perro, tan tranquila por más que pasaron los años, pidiendo limosna y vendiendo sus peras. Y cuentan que es por esta razón por la que siempre ha habido Miseria en el mundo, aunque no sabemos si algún día la Miseria, cansada de tanto vivir, será ella quien busque a la Muerte.