La roca _entrada.jpg

A partir de 8 años.

En el curso escolar 2.013/14, mi último año activo como maestro, grabé este relato, La roca del camino, con los alumnos de mi tutoría de quinto para la página de nuestra clase. Ahora vuelvo sobre él recordando el que para mi fue uno de mis mejores años como maestro, pues tuve una totoría adorable. El reparto de la grabación que vais a escuchar se formó con alumnos de sexto. Un par de alumnos fallaron el día de la grabación, pero ahí estaban Sonia Vergara, mamá de Andrés, y mi entusiasta exalumna en 3º y 4º, Judith Albacete, para completar las ausencias sobre la marcha.Os dejo con La roca del camino, un breve relato fácil de ser interpretado en clase y muy apto para la educación en valores.Reparto:Narrador: Javier Merchante.Reina: Judith Albacete Bermúdez.Rey: Andrés Monis Vergara.Mercader: Sonia Vergara.Dama: Ana González de la Rosa.Anciano: Ángel Neria Acal.Anciana: Belén Cordero Rettazi.Campesina: Judith Albacete Bermúdez.
Músicas: Premium Music (Jamendo).






LA ROCA DEL CAMINO
Narrador: Había una vez un reyque estaba muy preocupado porque quería servir lo mejor posible a su pueblo. Como él no podía llevar solo el gobierno ideó un original método para encontrar a los mejores ministros.

Un día, el rey, con gran esfuerzo, empujó una enorme roca en medio de un camino. La reina, que le acompañaba y que al igual que él iba disfrazada para no ser reconocida, le preguntó extrañada.

Reina: ¿Por qué habéis colocado esa enorme piedra en medio del camino? Los caminantes tendrán que sortearla y los carros no podrán pasar.

Rey: Mi querida esposa, necesito un ministro que sea generoso y emprendedor. Para encontrarlo, he colocado esta roca obstaculizando el paso. He decido que quien la retire será el elegido.

Narrador: El rey y la reina se escondieron tras unos arbustos para observar qué ocurría sin ser vistos. Entonces pasó un rico mercader que muy indignado dijo en voz alta.

Mercader: ¿Qué hace aquí esta roca impidiendo el paso? ¡Qué escándalo! Si el rey supiese que yo tenía que pasar por aquí, habría mandado quitarla. En fin, la sortearé.

Narrador: El mercader sorteó la piedra sin más preocupación porque estorbase y se marchó. Al poco rato llegó una a dama elegantemente vestida.

Dama: ¡Oh...! ¿Y esto? ¡Una roca me impide el paso! Tendré que sortearla y… ¡se me estropeará la ropa!

Narrador: La dama también sorteó la roca y se alejó quejándose. Allí seguía la roca en medio del camino estorbando a todo el que pasaba; todos se quejaban, pero ninguno hacía nada.

Al caer la tarde pasó una pareja de ancianos. Él se ayudaba de un bastón para caminar mientras ella se apoyaba en su brazo.

Anciano: ¡Qué piedra tan grande! ¡Ya casi no tengo fuerzas para moverme! ¡No podremos retirar la piedra nosotros solos!

Anciana: ¡Es verdad, es demasiado pesada para nosotros!

Narrador: En ese momento pasó una joven campesina que al ver que intentaban mover la roca les dijo:

Campesina: Buenos días señores. ¿Les ocurre algo?

Anciano: Esta roca nos cierra el paso y no podremos atravesar los matorrales.

Anciana: ¡Tendremos que volver por donde hemos venido! ¡Con lo cansado que estamos…!

Campesina: Esperad un momento. Intentaré quitarla para dejar el camino libre. ¿Por favor, me deja su bastón?

Anciano: ¿Para qué lo necesitas?

Campesina: Para usarlo como palanca y así poder mover la roca.

Anciano: Eres una chica lista y generosa.

Campesina: ¡Uf, qué pesada es! ¡Uhmmm! ¡Ea, ya pueden pasar!

Narrador: En ese momento, salió el rey de los matorrales y acercándose a la campesina le dijo:

Rey: Buena mujer, quiero que sepas que soy el rey y eres la única que ha pensado en los demás y ha retirado el obstáculo del camino. Por ello quiero que vengas conmigo a palacio y seas mi ministra.

Narrador: Y así, mediante pruebas como esta, el rey y la reina fueron encontrando ministros capaces para el mejor gobierno de su reino, gentes que siempre pensaban en los demás.