Por qué los animales tienen cola.

Por qué lo animales. Portada.jpg

Hubo un tiempo en el que los animales no tenían cola: ni largas, ni cortas, ni rizadas, ni espesas... Así que a alguien se le ocurrió organizar una feria donde se vendieran colas de todos los tamaños y pelajes.
Cuento para los más pequeños adaptado del original de Natha Caputo -Un cuento para cada día. Sara Cone Bryant y Natha Caputo. Edit. S.M.- con música de Adrian Berenguer (Jamendo) e ilustraciones de los alumnos de 3º B del C.E.I.P. Josefa Navarro Zamora.






Por qué los animales tienen cola.



Érase que se era cuando los animales no tenía cola: ni el zorro, ni el conejo, ni la comadreja, ni el ratón... Entonces se organizó una feria donde se venderían colas, miles de colas de todos los tamaños y colores.Nunca se había visto una feria así.
El zorro, deseoso de tener cola, corrió tanto que llegó el primero. Se encontró con un montón de colas en venta. Las había gruesas, finas, largas, cortas, espesas, rayadas, lisas, ásperas…
El zorro eligió la que más le gustaba. Una bonita y espesa cola, ideal para un zorro tan elegante como él.
Por el camino se encontró con el perro y éste le pregunto:

Perro: ¿Quedan todavía colas para mi?
Zorro: ¡Sí, claro que sí, pero ninguna tan bonita como la mía!

Cuando llegó a la feria el perro eligió una cola que le parecía bien y en camino de regreso se encontró con el gato con el que por entonces no se llevaba mal:

Gato: ¿Quedan todavía colas en venta?
Perro: ¡Sí, sí..., todavía hay muchas, pero ninguna tan bonita como la mía! Seguro que encuentras una para ti.

El gato encontró una larga y rayada cola que parecía que se movía sola y se la quedó. Pero en el camino de vuelta se encontró con el caballo. El caballo inquieto le preguntó:

Caballo: ¿Quedan todavía colas en venta para mi?
Gato: ¡Sí, sí, hay muchas colas en venta, pero ninguna tan bonita como la mía.

El caballo encontró una gran cola con largas crines que le gustó mucho y la compró. Pero en el camino de vuelta se encontró con la vaca:

Vaca: ¿Quedan todavía colas por vender?
Caballo: Sí, sí, señora vaca, todavía quedan, pero las más espesas y con más pelos ya se han vendido. No encontrará ninguna tan bonita como la mía.

La vaca buscó y rebuscó hasta que encontró una larga cola que le gustó mucho y se quedó con ella.
Al final llegó el cerdito y sólo encontró una pequeña cola en espiral que la encontró muy bonita y se la colocó rápidamente no fuera a quedarse sin ella. Le pareció muy bonita y se la colocó. El cerdito se fue para su casa repitiendo:

Cerdo: ¡Tengo una bonita cola! ¡Tengo una bonita cola!

Y desde entonces todos los animales tienen cola, aunque fue el zorro el que se llevó la cola más bonita.
Y colorín, colorado, este cuento que traerá cola, se ha terminado.