Alma de pájaro.

Alma de pájaro_entrada.png

EnReDados 25:
Nombre del vino: Alma de pájaro.
Bodega: Los delirios del Moli.
Propietario: Luis Alberto Molina.

Ficha de audio:
Narrador: Pablo Domínguez..
Músicas: Zero Project (Jamendo).
Duración: 3:50.





Alma de pájaro.
(Luis Alberto Molina)


Hola Santiago, hoy te miro a través de tu ventana, ha pasado el tiempo, ¿que raro no? Me miras y sonríes, no comprendes que te impulsa a ver en esa pequeña ave algo especial, un pájaro que te mira interrogante, que parece dispuesto a cantarte sólo a ti.

No me reconoces. Claro, he cambiado, dista mucho de aquella imagen que tenias, un muchacho de tu misma edad, bullanguero y silbador, que disfrutaba tu enojo cuando palmeaba con demasiada fuerza tu espalda, haciéndote trastabillar.
Recuerdo tu dolor cuando me despediste, mi esencia lo pudo sentir, tan larga amistad nos había unido cual hermanos, y ahora así de repente debíamos separarnos. Todo fue muy rápido, no pudimos despedirnos, llegaste corriendo con desesperación pero ya nada se podía hacer, crispaste tus manos mirando el cielo y preguntando ¿Por qué?

Ha pasado algún tiempo (Para ti por supuesto, yo ya soy atemporal)
¿Te agrada mi canto? Veo que si, disfruto ver que te llega, que te alegra el día, pero tú sigues imbuido en tu trabajo. Como te enojabas cuando te obligaba a dejarlo para compartir lindos momentos, luego por supuesto se te pasaba, te complacía aquellos minutos o quizás horas de ocio.
Aquellos encuentros de fútbol, siempre discutiendo, tu carácter siempre imponía una reyerta, y como compinche me involucraba, terminábamos con una (o varias) buena cerveza y el consabido comentario.

Cada tanto me miras, en tu rostro noto que algo te perturba, buscas algo en mi, tu cerebro te indica que soy algo especial para ti, pero no puedes descifrarlo, eso te distrae de tu trabajo, y no parece molestarte.
Cada ves que giras tu mirada hacia mi suelto mis trinos, sacudes la cabeza y alegre sigues en lo tuyo. Ahora te paras y te acercas a la ventana, me miras extrañado, porque aún permanezco allí, casi al alcance de tu mano. Que extraña vivencia, a pesar de lo ocurrido seguimos juntos, casi puedo adivinar lo que piensas, esas dos pequeñas gotas que brotan de tus ojos me lo dicen.
Si amigo, soy yo, no te equivocas.

¿Recuerdas cuando ansiaba volar? Que ilusionado estaba, mi obsesión eran los pájaros, admiraba su vuelo, tan libres, y mírame ahora… ¡Puedo volaaaaaaaaar!
Me voy amigo, pero cada mañana volveré a tu ventana. Seguiremos juntos.
¡Volveré Santiago!
Cada día ¡Volveré!....